Blog powered by Typepad

« Bienvenidos a la Comunidad | Inicio | Morituri Saluntant Te »

Comentarios

Álvaro

Hola Salvador,
Lo que pienso que no hay que permitir es que el contenido se "comoditice" bajo ningún concepto.

El profesor habrá de adaptarse a las nuevas posibilidades que se abren con las nuevas tecnologías para perfeccionar y enriquecer su "bibliografía" y no soltar el sermon a sus alumnos como hasta ahora. Aportar valor pedagógico a los alumnos entre todo el exceso de información que existe hoy en día ya es un gran logro.

Y por supuesto hacerlo de manera pedagógica, que ilusione y que sea capaz de guiar y fomentar el talento propio de cada persona.

https://salsadigital.typepad.com/salsadigital/2004/06/como_conseguir_.html#comments

Álvaro

Julián de Cabo

Bueno ... para empezar, la aspiración de todo profesor debería ser la de llegar a maestro. Que dicho en la España de hoy suena casi a cachondeo, pero es más serio de lo que parece.

Y para mi, maestro no es aquel que enseña cosas, sino el que enseña lo único que merece la pena enseñar, que es enseñar a aprender. Suena a filosofía, lo cual no es malo, dado que la palabra significa amor a la sabiduría.

El maestro debería despertar curiosidad y ansia por saber, más que ninguna otra cosa. Su función es procurar que la gente sea capaz de perfeccionarse a si misma.

O al menos eso es lo que me gustaría conseguir, aunque sean pocas las veces en que se tenga éxito.

Julio

Salvador,

Interesante, muy interesante reflexión. Ah, y muchas gracias por el enlace con Edge, no conocía el proyecto y me parece espectacular.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.